Desastre en Tianjin,China

Las labores de extinción en la terminal de contenedores del puerto de Tianjin se están complicando debido a la diversidad de sustancias químicas que había almacenadas en el lugar. Este sábado se han registrado nuevas explosiones que han llevado a una masiva evacuación en la Nueva Área de Binhai y han puesto en tela de juicio que la situación esté controlada.

Nuevas explosiones obligan al desaolojo masivo del puerto.

Según publicó la agencia china Xinhua, el fuego se ha reavivado a consecuencia de siete u ocho nuevas explosiones y sobre la zona afectada hay una espesa columna de humo negro.

Las autoridades han evacuado a todas las personas que se encuentren a tres kilómetros del almacén de productos químicos donde se originaron las primeras detonaciones. Entre los edificios desalojados está una escuela que servía como refugio para las personas desplazadas tras el accidente del miércoles.

tianjin00

Dado que cada compuesto químico reacciona de manera diferente al agua o a la espuma que se utiliza en el proceso de extinción, los bomberos lo están teniendo muy difícil para controlar las llamas y evitar nuevas explosiones.

Mientras tanto, la cifra de víctimas no para de subir. Los muertos por las explosiones que tuvieron lugar el miércoles en el puerto de Tianjin, el más importante del norte de China, ascienden ya a 85. Entre las víctimas mortales hay al menos 21 bomberos, mientras que varios más continúan desaparecidos.

El rescate de un bombero de 19 años que había quedado atrapado la madrugada del jueves en el infierno que se desencadenó tras las explosiones ha dado un halo de esperanza a los familiares de los demás jóvenes de la primera brigada que se acercó al almacén de productos químicos donde se originó el accidente, todos ellos con edades comprendidas entre los 19 y los 22 años, según han informado sus propios parientes, que aguardan noticias en los hospitales de la ciudad.

La historia de supervivencia de Zhou Ti acapara este sábado las portadas de la prensa china. Fue rescatado el viernes por la mañana de los escombros que se amontonan en esa enorme mancha negra que muestran las imágenes aéreas captadas por los drones. Ya en el Hospital TEDA de Tianjin, que ha recibido cientos de heridos desde la madrugada del jueves, el joven bombero contaba su historia a la televisión estatal, CCTV: "Me caí al suelo en la primera explosión. Me cubrí la cabeza y no sé qué pasó después".

El jefe del Departamento de Bomberos de Tianjin, Zhou Tian, explicó el viernes en rueda de prensa que las explosiones ocurrieron justo cuando las primeras brigadas llegaban al lugar. "Las posibilidades de escapar eran nulas, por eso hay tantas víctimas", señaló. "Ahora estamos haciendo todo lo posible para rescatar a los desaparecidos".

La historia de supervivencia del bombero Zhou, sin embargo, no ha podido desviar la atención sobre los muchos interrogantes que se plantean acerca del accidente.

tianjin02

Las autoridades locales aún no han precisado la naturaleza de las "sustancias peligrosas" almacenadas en esas instalaciones de la terminal de contenedores del puerto de Tianjin, pero desde la prensa china y organizaciones internacionales como Greenpeace se ha advertido de la presencia de compuestos químicos de gran toxicidad, como cianuro de sodio, que podrían suponer una amenaza para el medio ambiente y la salud pública.

El viernes, ante la previsión de lluvias en la zona, circulaban por las redes sociales chinas mensajes alarmantes en los que se recomendaba evitar todo contacto con el agua en caso de precipitaciones. "Para esta noche se esperan lluvias. Eviten todo contacto con la piel (...) Estas recomendaciones son por el bien de su seguridad, ya que no sabemos con certeza qué partículas puede haber en el aire", se leía en un mensaje de la Embajada de Estados Unidos en China que circulaba la tarde del viernes por WeChat, el servicio de mensajería móvil más popular del país.

Las autoridades chinas enviaron el jueves al puerto de Tianjin un equipo de 217 militares especializados en residuos tóxicos para colaborar en las tareas de extinción y evaluar la situación. Por el momento, sin embargo, no se ha emitido ningún comunicado al respecto y las autoridades locales evitan cualquier pregunta sobre este tema.

tianjin03

La falta de transparencia informativa sobre lo ocurrido ha hecho que empiecen a circular rumores en las redes sociales sobre las causas de la explosión. Algunos internautas especulan con la posibilidad de que fueran los propios bomberos los que provocasen involuntariamente las explosiones al echar agua sobre sustancias químicas volátiles. Tanto el cianuro de sodio como el diisocianato de tolueno -dos compuestos químicos que guardaba la empresa de servicios logísticos Ruihai en el almacén donde se inició el fuego- pueden reaccionar de manera explosiva al entrar en contacto con el agua.

Las autoridades locales de Tianjin han sido reticentes a admitir esa posibilidad y, de hecho, han defendido la respuesta inicial del cuerpo de bomberos.

Las críticas acerca del incumplimiento de las medidas de seguridad que establece la propia legislación china también están poniendo entre las cuerdas a las autoridades del país, que ya han anunciado una inspección general de las instalaciones donde se almacenan mercancías peligrosas, especialmente productos químicos y explosivos.

En una normativa aprobada en 2001 por la Administración Estatal de Seguridad Laboral de China se dice que los almacenes de sustancias químicas peligrosas deben estar como mínimo a un kilómetro de edificios públicos y residenciales, fábricas y vías principales de comunicación, como autopistas y líneas ferroviarias. En el caso del almacén donde se originaron las explosiones, no se cumplían estas medidas. Según se puede ver a través de Google Earth, las instalaciones se encontraban a menos de 500 metros de una autopista y a menos de un kilómetro de un complejo de viviendas.

La prensa oficial china no ha ocultado estos datos. De hecho, ya sido inusualmente crítica con la falta de seguridad laboral en los complejos industriales y ha exigido una mayor responsabilidad en la materia para prevenir este tipo de catástrofes, que ocurren con relativa frecuencia en el país.

Las redes sociales, que desde el primer momento se convirtieron en plataforma para compartir imágenes y comentarios sobre el accidente, están sometidas estos días a un control más férreo del habitual. La Administración del Ciberespacio de China anunció el viernes la suspensión de casi 400 cuentas de Weibo y WeChat, los dos servicios más populares del país, por difundir rumores sobre las potentes explosiones del miércoles.

Fuente: ABC

Etiquetas: siniestros, China


ga('send', 'pageview');