Descontaminación mediante saunas

La tasa de incidencia de cancer entre bomberos es muy superior al resto de la población, por ellos las medidas de prevención son fundamentales. Para evitar la absorción vía cutánea se están probando distintas medidas, una de ellas es que el personal expuesto pase por una sauna tras las intervenciones para "sudar" las partículas de su piel.

 

Los bomberos están sufriendo una cantidad desmesurada de muertes por cáncer y algunos departamentos esperan que las saunas infrarrojas de desintoxicación química puedan, al menos en parte, proporcionar algún alivio, informa GovTech.com. Sin embargo, los científicos no están de acuerdo sobre la eficacia de estas saunas.

ifd sauna

Un estudio realizado por investigadores del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH), el Instituto Nacional del Cáncer y el Departamento de Ciencias de la Salud Pública de la Universidad de California en Davis, completó un estudio de cinco años en 2015 de casi 30,000 bomberos de Chicago, Filadelfia y San Francisco y concluyeron que los bomberos del estudio tenían un mayor número de diagnósticos de cáncer y muertes relacionadas con el cáncer.

Los bomberos estudiados tuvieron al menos un día de servicio activo entre 1950 y 2009 y encontraron que, en comparación con la tasa de casos de cáncer en la población general de EEUU, los bomberos tuvieron un aumento del 9 por ciento en los diagnósticos y un aumento del 14 por ciento en las muertes.

La Asociación Internacional de Bomberos afirma que el 60 por ciento de los bomberos profesionales mueren de cáncer.

Sin embargo, los estudios científicos no han encontrado ninguna evidencia concluyente de que sudar en una sauna realmente tenga efectos de desintoxicación. Si bien pocos dirían que las saunas son realmente malas para la salud, algunos irían tan lejos como para afirmar que toda la idea es un engaño inventado por la industria de la salud alternativa, o algo peor.

Según Wikipedia, el Proyecto de Desintoxicación de Trabajadores de Rescate de Nueva York fue un estudio iniciado en 2003 después de que los bomberos del 11 de septiembre registraran con altos niveles de toxinas en su cuerpo, y el estudio se centró en las saunas para la desintoxicación. El cofundador y principal recaudador de fondos del proyecto es el actor Tom Cruise y el programa utilizó un programa de "desintoxicación" inventado por L. Ronald Hubbard como parte del Puente de la Cienciología hacia la Libertad Total. Este resumen, ha sido criticado por muchos médicos como pseudocientífico y médicamente peligroso, aunque ha producido testimonios positivos de algunos de los participantes. En octubre de 2007 se informó que 838 personas habían completado el programa.

Ni la policía ni el departamento de bomberos apoyaron oficialmente el proyecto. La Asociación de Bomberos Uniformados inicialmente la apoyó, pero se retiró cuando se reveló la conexión con la Iglesia de Scientology. [1] El presidente de la Unión de Bomberos, Patrick Bahnken, dijo que la vida de sus miembros se había beneficiado del programa y que no había involucrado ninguna retórica religiosa.

 

El comisionado adjunto de Bomberos, Frank Gribbon, del FDNY, dijo a The New York Times, "aunque sabemos que algunos miembros del departamento se han valido del programa, de ninguna manera lo respaldamos".

Los funcionarios del departamento expresaron su preocupación de que los bomberos estuvieran renunciando a los medicamentos prescritos para poder participar. El subdirector médico del departamento, el Dr. David Prezant, dijo:

"No es nuestro trabajo decir que no puedes ir. Todo lo que podemos hacer es decir que no hay evidencia comprobada de que funcione".

Sin embargo; Con un precio de 6000 dólares por una de estas saunas, muchas estaciones de bomberos parecen pensar que el precio vale la pena.

Los bomberos respiran los productos químicos y el humo de las cosas en llamas y entran en contacto con la piel. “Vamos al fuego y el humo, los productos químicos, lo que sea, pueden rozar su piel y ser absorbidos por el cuerpo”, dijo el capitán Eran Denzler del Departamento de Bomberos del condado de East Montgomery en Texas.

El condado compró recientemente una sauna infrarroja de desintoxicación química SaunaRay y planea comprar una para cada uno de los cuatro departamentos.

gf fire sauna4

Denzler dijo que inmediatamente después de un incendio o un simulacro de incendio, los bomberos se enjuagarán en una ducha, se pondrán ropa holgada para hacer ejercicio, se subirán a la sauna y se subirán a una bicicleta estática y comenzarán a pedalear.

“La sauna pone al bombero en un estado febril y purga las toxinas que ha absorbido mientras combate los incendios”, dijo Denzler. Dijo que se anima a los participantes a llegar a sudar, por lo que andan en bicicleta durante unos 10 minutos. "La luz infrarroja y el calor toman el control, y en ese punto se sudan las toxinas".

El Departamento de Bomberos de Indianápolis también implementó la sauna, después de haber visto una demostración en la conferencia de Instructores del Departamento de Bomberos en 2015. A aproximadamente $ 6,000 por unidad, vale la pena invertir en la sauna para tratar de frenar los problemas de salud de la profesión.

El principal problema que encuentran los bomberos puede ser el humo, según un artículo de The Atlantic Daily. Más específicamente, el humo que emana de la materia sintética que se quema en las casas: plásticos, espumas y revestimientos que, según los expertos, crean cientos de veces más humo que los materiales orgánicos.

Denzler dijo que la sauna es solo parte de un enfoque renovado en la salud de los bomberos. Se requieren visitas médicas anuales que incluyen análisis de sangre, tomografías computarizadas y evaluaciones cardíacas, al igual que una evaluación física y un lavado obligatorio de equipo.

El equipo incluye pantalones gruesos, abrigo, botas, guantes, capucha y máscara. Las capuchas son permeables y el hollín y el humo llegan hasta la piel y se adhieren a ella. La absorción se ve favorecida por el calor. Las tasas de absorción cutánea aumentan hasta en un 400 por ciento, según The Atlantic Daily.

Fuente: CTIF

Etiquetas: cáncer, PRL


ga('send', 'pageview');