• Inicio
  • Publicaciones
  • Artículos
  • Normativa (I). Normalización, certificación, organismos y normas

Artículos

Normativa (I). Normalización, certificación, organismos y normas

Podemos poner estos ejemplos y otros muchos. Si todas estas cuestiones no fueran homogéneas o no estuvieran armonizadas, solo podríamos utilizar las tarjetas de crédito en los cajeros de nuestro país, las tuercas para cada tornillo deberían ser del mismo fabricante, tendríamos que echar gasolina solo en las estaciones que sirvieran la adecuada para nuestro vehículo, a lo mejor no podríamos guardar la botella de refresco en el frigorífico porque no cabría y habría que tener un teléfono adecuado según la compañía con la que contratáramos el servicio. La vida y la sociedad serían más complicadas. En el contexto de los servicios de extinción de incendios y salvamento, pensemos en las personas encargadas de la compra de los vehículos o en las empresas que los venden. A la hora de pedir ofertas, o de emitirlas, la cantidad de especificaciones a tener en cuenta sería bastante extensa y compleja: dimensiones, capacidad de carga, elementos para la dotación, armarios, prestaciones del vehículo, equipamiento, tipo de bomba, depósito y un largo etcétera a detallar. Sin embargo, haciendo uso de la norma sobre vehículos de extinción y salvamento UNE EN 1846, se pueden pedir y emitir ofertas haciendo referencia a ella, especificando que cumple la citada norma, lo cual no impide se añadan otras especificaciones no contempladas en ella, tanto por parte del comprador como del vendedor. De esta manera, cliente y proveedor manejan un marco común conocido por ambos que garantiza el la calidad del producto que se está adquiriendo.

 

 Palabras clave

normalización, norma, estándar, organismo de normalización, certificación, organismo de certificación, AENOR, UNA, EN, ISO, NFPA

 NORMALIZACIÓN

La normalización es una actividad colectiva encaminada a establecer soluciones a situaciones repetitivas.

La actividad de normalización tiene como objetivo elaborar especificaciones técnicas que se utilicen, de manera voluntaria, como referencia para mejorar la calidad y la seguridad de cualquier actividad tecnológica, científica, industrial o de servicios.

Su desarrollo se lleva a cabo en el seno de los denominados organismos de normalización que, mediante procedimientos preestablecidos y agrupando a todos las partes interesadas, publican unos documentos, elaborados y aprobados por consenso, denominados normas. Algunos textos utilizan el término estándar debido a una traducción del inglés de standard.

Los campos de aplicación de las normas son tan amplios como la propia diversidad de productos y servicios existentes en la sociedad, incluidos procesos de producción, sistemas de gestión de la calidad, de gestión medioambiental y de prevención de riesgos laborales.

Las normas son documentos:

  • Basados en el conocimiento científico, la experiencia profesional de expertos, técnicos e investigadores en la materia objeto de la norma.
  • Elaborados por consenso entre las partes interesadas, las cuales forman los diferentes comités técnicos de normalización de cada organismo de normalización, que es el que aprueba y publica la norma.
  • Basados en los resultados de la experiencia y el desarrollo tecnológico.

De manera resumida, las normas se utilizan:

  • En las relaciones contractuales. Por ejemplo entre cliente y proveedor. Las normas sirven de base para describir las prestaciones de un producto, proceso o servicio. Si un casco de bomberos cumple con la norma UNE EN 443 la entidad compradora y todos los usuarios del casco pueden conocer las prestaciones y características que tiene.
  • En los reglamentos de la Administración. Los organismos legislativos hacen referencia a las normas para simplificar sus disposiciones evitando descripciones detalladas de las condiciones que deben reunir determinadas categorías de productos, procesos y servicios. De esta manera, se asegura el disponer en la legislación de un documento cuya aplicación y cumplimiento no será fuente de discrepancias, ya que las normas han sido elaboradas por consenso. Por ejemplo, la directiva 89/686/CEE de la Unión Europea sobre equipos de protección individual hace referencia a normas EN para determinar las características de estos EPI. Otro ejemplo, es el Real Decreto 2060/2008, de 12 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Equipos a Presión, que hace referencia a la norma UNE EN 1089-3 para determinar el color e identificación de las botellas de gas.
  • En la certificación. Las normas son básicas para la certificación de la conformidad de un producto, proceso, servicio, persona o sistema con una o varias de las especificaciones en ellas contenidas.
  • En la jurisprudencia. Las normas son utilizadas por los tribunales cada vez con más frecuencia como referencia técnica en caso de litigio.
  • En la contratación pública. Las licitaciones deben hacerse de acuerdo a normas europeas, siguiendo los principios basados en las directivas de la Unión Europea.

CERTIFICACIÓN

La certificación, en el contexto de las normas, es la actividad realizada por una entidad reconocida como independiente que garantiza el cumplimiento de una norma sobre un producto, servicio, actividad o proceso. Las entidades que realizan esta actividad son los organismos de certificación.

Cuando una parte interesada realiza su actividad según una norma, no resulta válido que la misma parte diga que ha cumplido una norma determinada, sino que se acude a un tercero, imparcial, objetivo e independiente, que comprueba el cumplimiento de la norma, lo garantiza y así lo certifica como organismo de certificación.

Por ejemplo, si un organismo de la administración tiene implantado un sistema de gestión de la calidad según normas ISO debe ser una empresa independiente auditora, un organismo de certificación, el que emita un certificado de cumplimiento del sistema de calidad conforme a las normas.

Otro ejemplo. Para que un EPI cumpla con la legislación vigente ha de cumplir con una serie de normas europeas. Para que el fabricante pueda comercializar dicho EPI, debe diseñar y fabricar su producto según lo establecido en unas normas determinadas y esto ha de ser certificado por otra entidad, un organismo de certificación, para garantizar al usuario final que el EPI va a protegerlo adecuadamente, y no porque lo haya dicho el fabricante, parte interesada, sino porque un tercero imparcial así lo ha comprobado.

NORMAS Y ORGANISMOS DE NORMALIZACIÓN

Existen muchos organismos de normalización y cada uno de ellos desarrolla y publica sus propias normas. En Europa, cada país cuenta con un organismo de normalización, reconocido por su propia legislación, que elabora sus normas nacionales. En Estados Unidos los organismos de normalización, además del nacional, son asociaciones privadas las cuales centran su actividad en materias específicas y que sirven de modelo y referencia internacionales. Existen también organismos de normalización internacionales, al que se adhieren los países a través de sus organismos nacionales.

En España, el organismo de normalización es AENOR y elabora las normas UNE (una norma española). Está reconocido por el Real Decreto 2200/1995, de 28 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de la Infraestructura para la Calidad y la Seguridad Industrial, que en su disposición adicional primera establece:

La Asociación Española de Normalización y Certificación, en adelante AENOR, designada por Orden del Ministerio de Industria y Energía, de 26 de febrero de 1986, de acuerdo con el Real Decreto 1614/1985, de 1 de agosto, queda reconocida como organismo de normalización de los establecidos en el capítulo II del Reglamento que se aprueba por este Real Decreto […]

 El citado real decreto define en su artículo 8 los organismos de normalización como:

Entidades privadas sin ánimo de lucro, cuya finalidad es desarrollar en el ámbito estatal las actividades relacionadas con la elaboración de normas, mediante las cuales se unifiquen criterios respecto a determinadas materias y se posibilite la utilización de un lenguaje común en campos de actividad concretos.

AENOR, como organismo de normalización español, es miembro de los organismos internacionales de normalización: ISO, IEC, CEN y CENELEC entre otros. También es Organismo Notificado (ON) para una serie de directivas de la Unión Europea, entre otras para la de equipos de protección individual, con el número 0099.

En Francia, el organismo de normalización francés es AFNOR (Association Française de Normalisation) que elabora normas NF. En el Reino Unido el BSI (British Standards Institution) elabora normas BS, en Estados Unidos el American National Standards Institute elabora normas ANSI, en Italia el Ente Nazionale Italiano di Unificazione elabora normas UNI, en Alemania el Deutsches Institut für Normung elabora las normas DIN. Estos son ejemplos de los organismos de normalización nacionales de algunos países.

Los organismos de normalización internacionales son más heterogéneos y muchas veces están centrados en ciertos sectores. Destacamos el CEN (Comité Europeo de Normalización) responsable de las normas EN, hermanado con los organismos europeos responsables de la elaboración de normas sobre electrotecnia (CENELEC) y normas sobre información y tecnologías de comunicación (ETSI).

Dos organismos internacionales son la Organización Internacional para la Estandarización (ISO) que elabora normas ISO y la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC), a los cuales se adhieren países de todo el mundo.

                                            

Por último, existen una serie de organizaciones privadas en Estados Unidos que llevan realizando tareas de normalización desde hace decenas de años y tienen un prestigio tal que han sido utilizadas y siguen siendo una referencia para los organismos nacionales de países de todo el mundo. Destacamos en este grupo, como no podía ser de otra manera, la NFPA National Fire Protection Association que elabora normas NFPA y son un referente mundial en material de protección contra incendios. Otras son la API American Petroleum Institute, o la ASME American Society of Mechanical Engineers.

Manuel García

 

Bibliografía:

  • AENOR. Protección contra incendios (2001)
  • AENOR. Protección contra incendios (2009)
  • European Committee for Standarization. www.cen.eu
  • ISO International Organization for Standarization. www.iso.org
  • AENOR. www.aenor.es

Próximo artículo:

Normativa (II). Nomenclatura de las normas y accesibilidad

Etiquetas: opositores, artículo, normativa


ga('send', 'pageview');